Luna del Valle: "Yo quiero a mi bosque, ¿y usted?"

Emprender 28 de julio de 2020 Por Ignacio Giménez
Nos reunimos con Luna del Valle, una emprendedora local que decidió acercar la naturaleza a la población, retratando especies del bosque fueguino y vendiendo productos de cosmética natural. Nos contó sobre sus gustos y lo que busca causar con sus obras. Te invitamos a saber más sobre ella y sus cuadros.
Luna del valle en Zuleika
Luna del valle en "Zuleika, tienda de diseño" - Gobernador paz 892

El escritor uruguayo, Mario Benedetti, publicó –hace ya algunos años- un cuento corto titulado “Amor al bosque”. La historia narra cómo, la vida cotidiana de todas las especies de la arboleda, se ve afectada por “un hombrecillo ceñudo y sañudo” que llega con otros iguales a él y destruyen todo a su paso. Talan todos los árboles, los cargan en camiones y se los llevan. Del primer vehículo de la caravana  colgaba un cartel que decía: “yo quiero a mi bosque, ¿y usted”. Claramente ninguno de ellos había logrado lo mismo que Luna del Valle, una ilustradora botánica y estudiante de biología, que halló un hogar en el bosque fueguino y decidió perpetuarlo en sus obras. 

Encerrada en una ciudad de cemento, no encontraba un espacio verde que le permita desconectarse de su monótona rutina. Cursaba farmacia en la Universidad de Buenos Aires. Allí mismo, en el Museo de Farmacobotánica, pasaba horas compilando información de ejemplares secos. Su único descanso llegaba los fines de semana, que terminaban con una depresión dominical. 

Notro 1
Vino a Ushuaia con la esperanza de que algo en su vida –o en ella- pueda cambiar. Ni bien llegó empezó a trabajar en unos consultorios médicos, encargada de la liquidación de las obras sociales. Luego de un tiempo viajó a Buenos Aires a realizar un curso de “reutilización de levaduras”, una herramienta más para el proyecto que tenían en mente con su hermano: crear una fábrica de cerveza artesanal. La idea era ponerla en pie luego de su regreso, pero la inestabilidad económica detuvo todos los planes. 

A este obstáculo se le sumó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio decretado el 16 de marzo por el Gobierno de Tierra del Fuego, AIAS., como medida frente a la pandemia por el COVID-19. Ahí pudo encontrar, del otro lado de su ventana, a quién dejaría de ser sólo un refugio para convertirse en su musa: la flora fueguina. Flechada, agarró sus lápices, papel y empezó a retratarla:

“La idea era hacer todo lo que tenga que ver con el bosque fueguino. La flor del Canelo, el Pan de Indio, el Notro, la Fuchsia Magellánica, el Cortinarius Magellanicus”.

Actualmente el bosque no sólo es su fuente de inspiración, sino que es aquel que le da tranquilidad. A donde va cuando decide “escaparse un rato”. Su intención de retratar la naturaleza trasciende la técnica y los cuadros. Sus obras parten desde su admiración. 

Pan de Indio 1

Luna del Valle, su emprendimiento homónimo, es un nexo entre la sociedad y la naturaleza. No sólo crea obras que contribuyen a la puesta en valor del patrimonio natural fueguino, sino que da difusión y reventa a la producción otros emprendimientos de cosmética natural: Haruko, Bendita Luna y The Mash Store.

El proceso de creación lleva de dos a cinco días. En ese tiempo dibuja, corrige y vuelve a dibujar hasta que consigue una obra bien pulida. Pasa días enteros acompañada por Floyd, su “hijo perro”:

“El dibujo me enseña sobre procesos. Tener algo durante cinco días es un montón de tiempo, para mí. Yo quisiera sentarme y terminarlo, pero no puedo hacer eso, porque queda mal. Entonces esto me enseña que hay un tiempo para cada cosa. Que hay un tiempo en el que me tengo que sentar. Que si algo no me gusta lo tengo que borrar. Cada obra tiene su proceso. Creo que es un aprendizaje para toda mi vida”.

Pero sus cuadros no fueron un producto hasta que se encontró con una de las encargadas de la tienda de diseño situada en Gobernador Paz 892. Fue a llevarle un champú sólido y le ofreció participar de la reinauguración del local, que hasta ese entonces había funcionado como una zapatería. Actualmente, Luna forma parte del equipo de siete emprendedoras detrás de “Zuleika, tienda de diseño”. Sus cuadros –cuyos valores varían entre mil y mil quinientos pesos- están colgados en el negocio, a la venta. 

Cortinarius Magellanicus
Es sustancial contar con proyectos como el de Luna. Emprendimientos que no sólo son amigables con el ambiente, sino que contribuyen a poner en valor el patrimonio natural. Este último no sólo comprende los monumentos naturales, las formaciones geológicas y las áreas protegidas; sino que abarca cualquier zona o lugar natural, habitado –o no- por animales y plantas. Su deterioro o desaparición constituye, según la Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural un “empobrecimiento nefasto del patrimonio de todos los pueblos del mundo”. 

Luna siente el bosque, lo admira, lo interpreta y vuelca fragmentos de él sobre un papel con el objetivo de que alguien, al verlo, pueda “sentirse feliz”. No imagina un cliente o grupo de clientes. No visualiza el lugar donde quisiera verlos. No piensa en grandes estrategias de marketing para vender “a granel”. Piensa en los efectos que sus productos generan en sus compradores. Y en la visibilización del mundo natural, como una devolución de toda la paz e inspiración que este le ha dado. 

Pan de Indio
Supo hacer que el marco de su ventana se transforme en el cuadro de una gran obra que desmenuza y gráfica por partes. Sus obras son diferentes porque no están pensadas desde la estética, sino desde la recreación. Si ve una hoja “irregular” así la dibuja, como es. Logró fotografiar al bosque fueguino con sus lápices y acuarelas y consiguió que una parte de la población le dé el valor que merece.

Los cuadros de luna trascienden el color y la forma. Cada uno tiene un aura particular, una esencia irreproducible. Su emprendimiento emana la admiración que siente por el mundo natural de tal forma que, como diría Galeano, “quien se acerca, se enciende”.

Ignacio Giménez

Comunicador Social, certificado en Design Research y análisis de Experiencia de Usuarios. Amante de la historia, la literatura y la política.

Te puede interesar