Zuleika, tienda de diseño: Si la construyes, ellas vendrán

Emprender 26 de julio de 2020 Por Ignacio Giménez
Nos reunimos con Zuleika, la mente detrás de la creación de una tienda de diseño que nuclea a siete emprendimientos locales y se maneja dentro de la lógica del Consumo Colaborativo. Nos habló sobre los zapatos que produce, su historia y el funcionamiento del negocio que, en Ushuaia, es único en su clase.
Tienda Zuleika
Zuleika tienda de diseño - En Gobernador Paz 892

En Campo de Sueños, una reconocida película estadounidense, el protagonista –un granjero dueño de un campo de maíz- recibe una señal paranormal: una voz que lo instaba a construir un estadio de béisbol en sus tierras, repitiendo “si lo construyes, él vendrá”. La obra lo lleva a la ruina. Hasta que un astro del deporte llega, organiza un torneo y cientos de personas viajan a verlo. El personaje principal nunca tuvo que buscar a los espectadores. Ellos vinieron, justamente, porque había un estadio. ¿Qué mejor ejemplo que este para graficar lo que ocurrió con “Zuleika, tienda de diseño”?

Zuleika, zapatos raros

Yael Zuleika Aganchul es una de las mentes que diseñan los productos de “Zuleika, zapatos raros”. Un emprendimiento de Buenos Aires con más de 24 años. Cuando era chica, su padre, zapatero de oficio, comenzó a realizar su calzado. Los constantes halagos se transformaron en demanda. Y la demanda se transformó en la necesidad de emprender, de crear un proyecto, una empresa. Algo que permita manifestar todo el potencial creativo de los Aganchul.

 De grande, comenzó a ayudar a su papá con el diseño, los productos y las tareas administrativas. El proyecto que llevaba –y lleva- su nombre, empezó a formar parte de la vida de Zuleika.

La empresa ya tenía más de 20 años cuando llegó a Ushuaia, de la mano de Zuleika. Ni bien arribó ya sabía lo que quería hacer. Con sus zapatos y sus herramientas, había creado tiendas de diseño durante casi toda su vida. La ciudad más austral del mundo no iba a ser una excepción. 

Durante más de un año no consiguió trabajo, ni pudo sacar adelante su proyecto. Por más que buscaba locales de diseño no lograba encontrar ninguno. Hasta que se le presentó la posibilidad de abrir una tienda de zapatos, sus zapatos, en Gobernador Paz 892. Poco a poco (y con mucho trabajo) pudo lograr su cometido. Recibió una oferta para abrir otra tienda en el shopping Paseo del Fuego y la aceptó, pero duró poco tiempo. 

Kipa en Zuleika
Todo iba bien, hasta que desde la otra punta del mapa apareció el COVID-19. El virus nos puso en cuarentena, en Tierra del Fuego, desde el 16 de marzo. Zuleika se transformó en una comerciante más que, por seguridad, debió cerrar las puertas de su local por un largo periodo de tiempo. No obstante, como sentencia el dicho: “no hay nada peor que una buena crisis mal aprovechada”. La demanda de tapabocas la llevó a crear sus “guardasonrisas”. Vendiéndolos logró pagar el alquiler de su negocio, el alquiler de su casa y la comida, durante todo el aislamiento. 

Los casos en Tierra del Fuego se recuperaron y, con el paso a la etapa de Distanciamiento Social, pudo volver a abrir las puertas de “Zuleika”, su tienda de zapatos. Durante mucho tiempo se ocupó sola de su zapatería, sus finanzas y su familia. Y, aunque sus ventas no iban mal, su deseo de abrir un local de diseño seguía en pie.

Luna del valle en Zuleika
Se contactó con otras emprendedoras-productoras, pero nunca llegaba a ningún lado. Hasta que encontró a Eliana, la dueña de Apunto, un emprendimiento de indumentaria sublimada con diseños locales en puntillismo. Esa fue la génesis de “Zuleika, tienda de diseño”. Una emprendedora llamó a la otra, y todas juntas formaron un equipo de trabajo. Actualmente el negocio funciona en el mismo local que la zapatería. Y cuenta con un amplio catálogo de productos que va desde la indumentaria y elementos decorativos en microcemento hasta cuadros de ilustración naturalista. 

El espacio es, sin dudas, un ejemplo  de consumo colaborativo. Este es aquel que prima el acceso antes que la propiedad. A la tienda acceden las siete emprendedoras que conforman el equipo para comercializar sus productos. 

Esta estructura económica se apoya en la construcción de una comunidad que integra sus capacidades y las refuerza mediante el uso de las nuevas tecnologías. Así, si cada emprendedora tiene 1000 seguidores en sus redes, los siete emprendimientos juntos aportan una visibilidad mayor al negocio.

Apunto en Zuleika
La lógica comunitaria detrás de la tienda de diseño permite que, en estos tiempos de crisis, un cliente pueda acceder a un amplio catálogo de productos –con precios desde los $250 hasta los $3.300- que nuclea a siete emprendedoras locales. Y que tanto Zuleika como las comerciantes cuenten con un equipo de trabajo que sume nuevas capacidades al negocio y refuerce las que ya tenía.

No obstante, lo más destacable de esto trasciende las ventas, el márketing, la economía y la producción. “Zuleika tienda de diseño” unifica mucho más que emprendimientos. Reúne siete causas en un objetivo: poner en valor la labor de las emprendedoras, productoras y diseñadoras locales. Y a esto último lo transforma en la prueba de que en estos tiempos que corren, y en los que se avecinan, unirse con el de al lado (y cuidarlo) es la mejor forma de pasar la tormenta.

Ignacio Giménez

Comunicador Social, certificado en Design Research y análisis de Experiencia de Usuarios. Amante de la historia, la literatura y la política.

Te puede interesar