Carlos Alberto Coppari: el hombre que pensó un pueblo diferente

Voces 14 de marzo de 2020 Por Ignacio Giménez
Nos vinimos hasta Santa Fe para hablar con Carlos Alberto Coppari, el ex presidente comunal de "Los Cardos", para saber más sobre su gestión como mandatario de una localidad que, hoy en día, apenas alcanza los 1800 habitantes y, durante casi tres décadas, financió toda la obra pública con recursos propios.
Comuna de Los Cardos
Coppari en la apertura del nuevo edificio comunal

Los Cardos es una comuna del departamento San Martín, en la provincia de Santa Fe. Se encuentra a 239 kilómetros de la capital provincial y a 142 de la ciudad de Rosario. Otrora, las principales actividades comerciales eran la producción de leche y carne, pero estas fueron desplazadas por los cereales y las oleaginosas. 

Se trata de un pueblo que no presenta mayores variaciones poblacionales –en los últimos veinte años el incremento fue de poco más del 5%- y pocas posibilidades de expansión. Esto último se debe a que se encuentra rodeado de campos privados, lo que impide un aumento de tamaño.

Como toda localidad pequeña, no contaba con un fuerte financiamiento y por ello el desarrollo infraestructural iba a “paso lento”. En la actualidad el pueblo cuenta con un fuerte financiamiento y, en los últimos 24 años, ha pavimentado sus calles, logrado un alumbrado público impecable (una vez alcanzada la totalidad, ninguna lámpara estuvo apagada/quemada por más de un día), una cobertura total de los servicios básicos y superávit fiscal. Todas las obras y las actividades que permitieron esto tuvieron un denominador común: la gestión de Carlos Alberto Coppari, el jefe comunal reelecto 12 veces.

Carlos Coppari
Carlos Alberto Coppari

El “Gringo”, como le llaman los vecinos, siempre vio su pueblo con ojos de político: notaba fallas en la gestión y pensaba cómo solucionarlas. “Era un desafío tener mi pueblo con pavimento, con salud, con iluminación”, explicó. 

Sus intenciones fueron posibles cuando el candidato a gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann le ofreció ir con su lista para Presidente Comunal. Coppari no lo dudó. Durante la campaña prometió arreglar las calles. La gente confió en la fórmula y ganaron las elecciones por un voto, contra el Gobierno de turno que tenía una antigüedad de 8 años. 

Sus promesas se vieron distantes cuando descubrió que las arcas comunales contaban con 23 pesos, que había déficit fiscal y un bajo nivel de recaudación. La solución se le presentó gracias al conocimiento que tenía de su pueblo: los campos que lo rodeaban eran privados, pero las banquinas eran de la Comuna. 

“Sembré las 42 hectareas de la banquina con soja. El primer año saqué 1500 quintales. Los vendí en Agricultores Federados y compré lo necesario para empezar a pavimentar. El año siguiente hice lo mismo y conseguí los mismos resultados. El 50% lo pagó el Estado Comunal, a la otra mitad la pagaban los vecinos. Los jubilados tenían un descuento especial”.

Los Cardos alcanzó un nivel de desarrollo inédito en la zona. Los vecinos comentan que durante la gestión de Coppari “no se veía un papel en la calle” gracias al funcionamiento del servicio de limpieza. O que los jóvenes que querían estudiar y no podían –porque el pueblo no cuenta con Casa de Estudios Superiores- recibían una beca y contaban con un transporte gratuito a las ciudades aledañas. 

No obstante, un hecho dio vuelta la balanza electoral: Coppari fue acusado de Malversación de Fondos y Actividades Incompatibles con la gestión pública. Las causas siguen en pie. Aunque no avanzan fueron suficientes para generar máculas en su imagen política y asegurarle al joven Alan Tramannoni, de 23 años, la victoria en las elecciones a Jefe Comunal.

Tramannoni fue el candidato de un partido político financiado (en parte) por el ex gobernador, Hermes Binner y la funcionaria Alicia Ciciliani, ambos del Partido Socialista. El flamante Jefe Comunal supo combinar su pasado trágico –a partir del pedido de justicia por el asesinato de su padre- con un arsenal de promesas de campaña. Actualmente, varios vecinos han comentado su descontento por el incumplimiento de lo ofrecido. Incluso mencionan un “Estado ausente”.

Coppari es un trozo de la historia del Pueblo. Es el único funcionario que ha logrado desenvolver un proyecto de Desarrollo Local, que potencie las capacidades endógenas de la comuna, que acerque al Estado a los vecinos y escuche la realidad individual de cada uno. Ha sido un político de hechos. Alguien que supo cómo pivotar ante las adversidades y conseguir soluciones. El resultado está a la vista: la totalidad de las calles pavimentadas, ningún ciudadano en situación de calle, realizó viviendas para más del 15% de los habitantes, potenció el mercado interno, arregló el tendido de alumbrado público y logró estabilizar las arcas comunales para no contraer deuda en ningún momento durante su gestión. 

A modo de mea culpa reconoció un cierto abandono a la educación, pero sólo por dejar eso a merced del Estado Provincial –el responsable de ocuparse de este asunto-. No obstante, anunció que en caso de una vuelta al Gobierno se ocupará del área, nuevamente con financiamiento propio. 

Los Cardos es un ejemplo de Desarrollo Local. Una localidad sin conflictos físicos, pero en la actualidad atravesada por la incertidumbre del cambio de gobierno y la ausencia de las autoridades comunales. Coppari actualmente es oposición y mantiene bien aceitada su cintura política ante la persecución mediática y judicial que también afecta a su familia. Pero a pesar de todo, el “Gringo” no abandona la esperanza de volver a ser electo en su Comuna, para continuar generando un Estado presente: que recorra las calles, piense en los vecinos y, como dijo él, “se mantenga fuerte” para que quien lo necesite pueda recibir su ayuda. 

Ignacio Giménez

Comunicador Social, certificado en Design Research y análisis de Experiencia de Usuarios. Amante de la historia, la literatura y la política.

Te puede interesar