¿Cómo actuar si tu mascota tiene una crisis por la pirotecnia?

Locales 24 de diciembre de 2019 Por Ignacio Giménez
Aunque la pirotecnia está prohibida en Ushuaia por la ordenanza municipal N° 971, algunas personas siguen utilizándola como objeto de diversión en las fiestas. Los estruendos y las luces afectan a personas con autismo y animales. Te acercamos algunos consejos para estas fiestas.
Animal pirotecnia

El médico veterinario Miguel Onofrio Longo dio una serie de consejos a tener en cuenta para que los animales no la pasen tan mal durante los estruendos:

  1. Prevenir: tratar de dejarlos en lugares lo más cerrados posible. 
  2. Darles afecto: Mimarlos, distraerlos, abrazarlos, estar cerca, dejarles música.
  3. Ser firmes: los animales tienen que descargar el miedo y la ansiedad en nosotros como líderes de la manada. 

Animales con patologías

Los animales afectados con problemas cardíacos, trastornos neurológicos o dificultades respiratorias exigen un mayor cuidado preventivo. Según el especialista, ellos "pueden padecer más este tipo de complicaciones que vienen con los cohetes, con las Fiestas y el mundo pirotécnico que, lamentablemente, estamos viviendo”.

En estos casos lo mejor es intentar relajarlos, en un ambiente tranquilo, con música tranquila y mucha contención.

Medicaciones

Siempre se debe medicar a los animales bajo estricta indicación del médico veterinario. Las medicaciones naturales sirven para reducir la sensibilidad al ruido y el nerviosismo que generan los estruendos.

Para quienes opten por estas opciones, lo conveniente es preparar a los animales una semana o diez días antes con estas medicaciones, para bajar el umbral de sensibilidad a los ruidos molestos.

Consejos para que los animales sobrelleven el momento ensordecedor:

  • Evitar atarlos ya que por el susto se pueden lastimar.
  • Tratar de no dejarlos en una terraza o balcón sin una red.
  • Si van a quedarse solos, que sea en una habitación segura, libre de obstáculos, sin espejos ni filos y con las persianas cerradas.
  • Armarles un refugio con una cucha, agua fresca y música alta (los expertos aseguran que la música clásica ayuda a combatir el estrés). No dejarles comida y chequear que estén bien cada tanto.
  • Identificarlas con una chapita o collar en el que se vea claramente un teléfono de contacto para que, si se escapan, puedan ser devueltas.
  • Pasear a los perros antes, en caso de que se queden solos, así quedan más cansados.
  • Siempre consultar al veterinario antes de optar por sedarlas.

Ignacio Giménez

Comunicador Social, certificado en Design Research y análisis de Experiencia de Usuarios. Amante de la historia, la literatura y la política.

Te puede interesar